Transmigración: memorias de un visitante de Komba Castro

Publicado por Lucia Cortes en

Territorio, alma y magia se entrelazan en la exposición de ilustraciones: “Transmigración: memorias de un visitante”, de Komba Castro.

Por Equipo B8

Este domingo 20 de junio en B8 Estudio inauguraremos “Transmigración: memorias de un visitante”, exposición de ilustraciones del artista latinoamericano Komba Castro. La serie de obras desarrolladas en técnicas mixtas invitan a un viaje entre Latinoamérica y Barcelona, desde la mirada de un migrante en tránsito, que construye un nuevo territorio emocional, a partir de sus recuerdos y tradiciones, entremezcladas con los hallazgos propios del trayecto. Todo esto, con una fuerte dosis de elementos mágicos, tintas y colores. 

 

 

¿Cómo nace esta exposición?

Nace como parte de una etapa de reinvención en muchos planos. 

Desde que salí de Chile, hace ya casi dos años, he transitado como un observador. Pero no solo me refiero a observar lo nuevo que aparece fuera, sino también, observar lo reunido durante todos estos años en mi propio territorio interior. 

De allí proviene esta idea de transmigrar -y con ello- de transformar. Entiendo muy bien que una parte de mi territorio transita conmigo y que es la raíz de mi creación en constante movimiento. 

Esta exposición reúne una selección de trabajos que he realizado en este tránsito. Obras que resultan de las mixturas. De la observación del arte urbano desatado de Barcelona, de alguna chispa que quedó del conocimiento pictórico que alojan los grandes museos de este continente, y siempre con lo aprendido, me refiero a las formas, símbolos, conocimientos y la cosmovisión de Abya Yala

¿Cuál es el espíritu de “Transmigración: memorias de un visitante”?

Yo creo que tiene que ver con tener la capacidad de estar en más de un lugar a la vez. Cuando migras, cuando viajas, el territorio viaja contigo y te mueves con la herencia que tiene todo ser humano: el derecho a habitar la tierra. 

Por eso, estas ilustraciones también son sobre romper reglas y desarmar fronteras. Y eso también implica no ser dueño, ni perteneciente a algo. Significa ampliarse en muchos sentidos… pero eso aún estoy en proceso de entenderlo mejor. 

¿Con qué se encontrará el público que visite la exposición? 

Vamos a visitar mi territorio, revisando ilustraciones con técnicas variadas, creadas durante estos últimos dos años. Allí habitan personajes mágicos, mitológicos. Historias de carnaval. Y también una pequeña muestra de una serie de ilustraciones poéticas, a modo de adelanto de lo que será el arte del próximo disco de Hentrenamientoh, grupo musical al que pertenezco desde hace 16 años, con quienes hemos desarrollado un sonido con raíz sudamericana y con temáticas sociales sobre migración y la vida con todos sus matices.

Para contar estas historias utilizo tintas, grafitos y acuarelas, técnicas de serigrafía. Y también reservo un espacio de técnica digital. Mezclar es parte de mi identidad.

Me interesa la magia, la mitología, el carnaval, la música, el viaje… el surrealismo. Aunque al empezar a investigar, para mí es clave que sea mi cultura ancestral el punto de partida. 

 

 

¿Cómo son tus procesos creativos? 

Me gusta mucho ilustrar. Me gusta contar con detalles. Tengo paciencia… (ríe). Inicio siempre con lo más orgánico, con trazos libres, con lo más de piel. Luego veo la técnica que me interesa: lápiz, acuarelas o tintas. Y en la etapa digital intervengo con color. Hago un viaje desde lo análogo hasta lo digital. 

Para mí es muy importante estar en calma. Me gusta la historia, las buenas conversaciones y también soy muy observador… desde allí fluye todo.

¿Hacia dónde apuntan hoy tus búsquedas artísticas?

En esta etapa busco crear obras que no sean tan oscuras. Trato de buscar la salida. 

Hay momentos donde se crea en la oscuridad, como la vida misma. Existe lo bueno y lo malo. Y en este momento hay luz, calma y amor. Y todo eso, en conjunto es un buen impulso para crear. Es una potencia que da sentido a lo que uno hace. 

Y bueno, mis búsquedas artísticas van por la parte técnica. Ya tengo claro mis conceptos, pero quiero aprender más sobre técnicas de ilustración, como la risografía y el grabado, aprender más. Y ojalá, posicionar mi trabajo a nivel global. Pero, sobre todo, me gustaría que mis ilustraciones participaran en los sentimientos y pensamientos de muchas personas. 

¿Cómo descubriste tu estilo? 

Desde muy pequeño dibujar fue mi juego favorito. No tuve muchos juguetes y dibujé siempre lo que vi y me gustaba. Eso despertó mi imaginación. Creo que desarrollé mucho una memoria visual y eso me ha dado la posibilidad de aprender a registrar detalles. Más grande estudié ilustración en el Instituto Arcos, pero no terminé. Luego tuve una primera etapa formativa por las Escuela de Artes y Oficios de la Universidad de Chile, pero finalmente fui creando mi propio camino. Soy autodidacta. La mayor parte de lo que he aprendido ha sido investigando por mi cuenta. Dejé los estudios formales y dediqué gran parte de mi tiempo a las luchas sociales y en ese proceso fui encontrando mi estilo. Lo entendí en el camino como una forma de resistencia. ¡Imagina lo que fue para mí descubrir el cartel latinoamericano o la gráfica popular del período de los años 60-70 en Chile, o el constructivismo ruso! 

Me encanta la propaganda y eso es para mí una buena escuela. 

Hablemos sobre tus ilustraciones, ¿puedes contarnos acerca de algunas piezas en particular?, ¿de dónde nacen esas sirenas y diablos que vemos en tus obras?

Hay una sirena que no cumple los cánones del estereotipo habitual que vemos en los libros ilustrados o en las películas. Es una sirena más parecida a las del imaginario del Lago Titicaca en Bolivia, o a la Pincoya de Chiloé en el Wallmapu, por ejemplo. Es una reivindicación que de varias maneras recuerda que no todo pasó acá en este continente. Son seres que también son parte de nuestra mitología. Esta ilustración es una reversión. Porque hay relatos muy antiguos que cuentan sobre la existencia de sirenas en el lago más alto del mundo, ubicado en nuestro universo andino…  ¡Hay sirenas en el Titicaca! Cada vez que he estado allí las intento escuchar… (ríe). 

Los diablos, son diablos viajeros. Nacieron ilustrados en Iquique y representan a los diablos danzantes, a los diablos sueltos de las fiestas del Norte de Chile. Son portadores de un fervor popular. Son diablos rebeldes que se meten donde quieran y bailan al sonido de las bandas de bronces. Son parte de la tradición oral, la historia obrera de danza y de carnaval que he visto. 

Creo que mis ilustraciones son reivindicaciones de mi territorio de origen y lo mágico que lo compone. Me gusta una canción que dice algo así como “vengo desde un lugar donde habitan los santos y se juntan con los humanos”, y yo me he dado cuenta que vengo de ese lugar… porque aunque la vida es difícil allá, tiene mucho color. 

¿Y la ilustración del colibrí: “Libertad en confinamiento”?

La ilustré en medio de la pandemia, en el auge de las restricciones en el mundo. Todos sentíamos miedo. No sabíamos que nos podría pasar si nos enfermábamos. Lo viví aquí, en el corazón de El Raval y fue muy emocionante escuchar las ollas para alentar a los trabajadores de la salud y bueno arengarse entre todas las personas cada día a la misma hora, conocer a los vecinos desde las ventanas, algo así como el minuto feliz… 

Yo quería dibujar las calles. Había ansias de libertad y muchas veces mirar el cielo era la mayor libertad, por eso la perspectiva de esta ilustración. Y el colibrí que es un ave bellísima, pequeña y poderosa recorriendo las calles que no podíamos  visitar, en su espalda lleva a una chica con patines, algo muy típico en este barrio, con un sonido particular, que aún confinados, cada tanto escuchábamos. 

Dibujar ese colibrí planeando, montado por la chica en patines fue un respiro. Y fue una fortuna tener los materiales para hacerlo. 

¿Y ese mapa de una mano con ese dedo tan sugerente?

Es sugerente, pero hacia afuera. Lo que ves tú al mirar la ilustración es el interior de la palma de una mano. Esos días estuve investigando sobre la quiromancia y justo en la escalera de la finca escuché a una mujer filipina quejarse contra un guiri, diciendo “fuck you” pero al repetirlo, transformándolo en “fucking tú”. En ese momento solo me reí. Pero al volver a la investigación quise dibujar un mapa de la palma de la mano con un dedo sugerente y proponer el lenguaje popular de Chile para significarla. Por eso esta ilustración incluye un glosario explicando cada uno de los puntos. Ahí aparecen conceptos como la experiencia, la actitud, la intuición. Me gusta mucho dibujar ojos. Especialmente el tercer ojo, el de la intuición. Ese es un conocimiento ancestral por eso quiero reivindicarlo.  En esa obra quise reinterpretar eso, pero con mucho humor. 

Fue una de esas obras que tienes ganas de dibujar y no paras hasta terminar.

 Abya Yala: Tierra Madura, Tierra Viva o Tierra en Florecimiento.

Término utilizado por los Kuna, pueblo originario que habita en Colombia y Panamá, para designar al territorio comprendido por el Continente Americano. 

Sentir, imaginar, crear, pensar desde la cosmovisión de Abya Yala es una subversión al modelo imperante. Es asumir una postura sobre la urgencia de la transformación del cosmos y abrazar el vínculo indisoluble, que, como seres humanos, somos con el universo vivo. Es también un gesto por revitalizar la memoria de nuestros ancestros, nutrir nuestro presente con la otra historia, nuestra historia, y bucear en las raíces de nuestra valiosa y policroma identidad.

“Raíces de árboles son nuestros pies 
Alas de aves de paso tiene nuestro corazón.”
Papay Marivl. 

“Apenas entendí tomé el camino que me enseñó el sol
troté en el mundo
ahora soy migrante
como mucha gente
pero sé cuál es mi camino, eso nunca se olvida
siempre se regresa al origen.” 
Celerina Patricia.
 

“La tierra nos sueña a nosotros.” 
Leonel Lienlaf.

“No es el Sol, es el corazón del Sol, su resplandor,
su poderoso su alegre resplandor, que viene en la sombra de los ojos de los cóndores.
No es el Sol, es una luz. ¡Levántate, ponte de pie; recibe ese ojo sin límites!”
José María Arguedas.

 

Barcelona, junio 2021

Komba Castro · IG @komba_castro

Entrevista y edición por Equipo B8: Lorena Álvarez-Chávez y Lucía Cortés

Fotografías b/n por Mario Rabucco


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua


  • Grande Jorge, eres un maestro del misterio de nuestro mundo oculto y temeroso del que diran, tu trabajo sera todo un exito.

    Walther en

Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados