Novedades Libros del Zorro Rojo - marzo-abril 2021

Publicado por Lucia Cortes en

Por Lorena Álvarez-Chávez

El Libro del Té, Kazuzo Okakura e Isidro Ferrer.

Un verdadero placer para los sentidos. “El Libro del Té” es un obsequio para quienes aprecian la belleza en lo sutil. Y es que las palabras hiladas cuidadosamente por Kakuzo Okakura orientan desde el inicio al lector hacia un universo poético de exquisita profundidad. 

La atmósfera que rodea este ensayo -que data de 1906- invita a la expansión de las ideas, exponiendo con gracia y sencillez pasajes históricos, mitológicos y filosóficos, que se aproximan a una comprensión del espíritu de la reina de las camelias (el té) y al noble arte que cobija la ceremonia del té.  

Parece un mensaje de Oriente a Occidente, que aún escrito en otros tiempos, continúa poniendo sobre la mesa asuntos de vital importancia para el desarrollo de la humanidad. 

E iluminando con luz de luna algunos recovecos de nuestras prácticas cotidianas con los valores fundamentales del pensamiento oriental.

“El Libro del Té” tiene mucho que ofrecer, pues ya entregados a las caricias del texto poético, aparecen las texturas, formas y colores de la tierra, en Esa obstinada belleza, estadio exclusivo dentro de la publicación, ilustrado con generosidad por Isidro Ferrer. Episodio visual que ofrenda un conjunto de flores diversas que brotan entre las hojas del libro, transformando la experiencia en un paseo por un jardín de tinta y té.  

Parece ser que la serenidad, la belleza y la simpleza se dieron cita en estas páginas para convocar a la sabiduría a compartir en torno a una taza de té. 

“El maestro del té juzga terminada su labor con la elección de las flores y deja que estas cuenten su propia historia”

Puedes comprarlo aquí.

Libro del té
Libro del té

 

Cartilla Escolar Antifascista, Ministerio de Instrucción Pública.

En la primera campaña estatal de alfabetización impulsada por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes del Frente Popular nace la Cartilla Escolar Antifascista, una revolución editorial por sí misma: una muestra concreta del arte de resistencia al servicio de la lucha antifascista. 

Fotomontajes instructivos, imágenes belicistas capturadas especialmente para la publicación, registro de esculturas, hombres sonrientes/hombres armados, puños en alto, explosiones, todo se amalgama en estos cuadernillos diseñados para las milicias, como herramientas propagandísticas, como semillas para la alfabetización y como dispositivos lúdicos, heroicos y algo irónicos para hacer frente a las balas.

La Cartilla Escolar Antifascista vio la luz por primera vez en 1937. 

150.000 ejemplares fueron impresos en total. Y con el tiempo, además de la optimización gráfica y de contenido, sumaron a sus páginas una serie de mapas, un manual de aritmética, cuadernos de ejercicios y una enorme cantidad de tela encerada para ser transformada en pizarras. 

Pero ¿qué sentido tiene hoy la Cartilla Escolar Antifascista? 

Dice Pedro G. Romero, artista e historiador del arte, autor del ensayo que se integra en las páginas de cierre de esta reciente edición de Libros del Zorro Rojo: “Toda institución emancipa y sujeta a la vez en mayor o menor grado. Ser conscientes de esa doble condición del hacer del artista confiere, cuanto menos, cierta honradez y honestidad a la hora de ponerse manos a la obra, de hacer cosas y de valorar ese mayor o menor grado entre emancipación y sujeción que se pone en juego dialécticamente”.

Quizá aquí se aloja una parte de la riqueza de la Cartilla. 

Es que después de muchos años, estamos frente a una especie de manual extinto que hoy vuelve a la vida, como una muestra del espíritu de otro tiempo. O tal vez, se trate de un cuadernillo que viene a recordarnos, que como dice el mismo G. Romero, “…desgraciadamente, la estetización de la política venció a la politización de las artes”.

Puedes comprarlo aquí

Cartilla escolar antifascista

  

 Hablo como el río, escrito por Jordan Scott e ilustrado por Sydney Smith. 

“Hablo como el río” es un álbum ilustrado que desborda belleza. 

Es una invitación a observar, a través de los ojos de un niño, cómo se habita este mundo sin poder pronunciar las palabras como la mayoría. A partir de esa diferencia fluye el relato, con la poesía y la ilustración presentándose ondulantes entre cada una de las páginas del libro para conectar a los lectores con la sabiduría que destila del río. 

La delicadeza de la poesía escrita y visual, juega al servicio de la empatía y en contra de los prejuicios, ofreciendo una oportunidad para practicar el buen entendimiento. 

“Hablo como el río” es un diálogo en voz baja con las profundidades. Un intercambio de saberes entre un niño y el río. Y un recordatorio sobre cómo volver a afinar los sentidos y aprender a leer de nuevo los mensajes de otros tiempos que aún se esconden en los bosques. 

Hay en este libro una licencia para volverse pequeño. Tan pequeño como para apagar el ego de la adultez y volver a dialogar con el río, las piedrecitas y los insectos acuáticos. 

Para abrirse a los múltiples lenguajes de los seres vivos no humanos. 

Y por un momento, descansar en la calma de estar sumergido otra vez entre las aguas.

“Hablo como el río” es una pausa, un silencio que conmueve y que amplifica las posibilidades de contemplar los detalles de la conversación entre un niño y sus miedos, porque alumbra justo sobre la naturaleza de un espíritu capaz de construir sus propios relatos para sobrevivir.

Puedes comprarlo aquí

Hablo como el río
Hablo como el rio

 

 Este es un libro de perros, de Judith Henderson y Julien Chung

Perros y un conejo. O más bien… un conejoperro. 

Este es un libro divertido y multidimensional, porque no hay planos ni fronteras para sus protagonistas. 

Es un álbum ilustrado con trazos fugaces y libres, ideal para los amantes de las tiras cómicas y de los canes.

Juzgar por las apariencias no es guay. Y comprender que este es un mundo en el que todos cabemos es tarea fácil. Esas son algunas de las reflexiones que se van revelando en cada entretenida página de diálogos perrunos que pasean al lector por diversas personalidades caninas (¿o tal vez humanas?).

Perros felpudos, alargados, regordetes, pequeños, chiquitos y un conejo con personalidad a toda prueba, pondrán sobre la mesa sus argumentos y de seguro alguna risa provocarán.

¿Cómo ha llegado un conejo a esta cubierta de libro? Pues te invitamos a descubrirlo.

Puedes comprarlo aquí

 

Textos por Lorena Alvarez –Chávez · IG @lorenalvarezch

Edición por Lucía Cortés · IG @lucia8libros


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados